Comprender para prevenir

La Fundación Línea Directa dedica una parte importante de su actividad a estudiar aspectos muy diversos relacionados con la seguridad vial, centrándose en los tres factores principales que intervienen en los accidentes de tráfico: el conductor, el vehículo y la carretera. El objetivo de esta línea de trabajo es comprender el fenómeno de la accidentalidad en toda su extensión para contribuir a su prevención y promover una conducción más consciente.

null Multas, ¿recaudación o reeducación? Sanciones de tráfico en los Ayuntamientos españoles (2011-2014)
Back
Multas, ¿recaudación o reeducación? Sanciones de tráfico en los Ayuntamientos españoles (2011-2014)

Multas, ¿recaudación o reeducación? Sanciones de tráfico en los Ayuntamientos españoles (2011-2014)

El segundo estudio de multas desmonta el tópico: Los Ayuntamientos multan cinco veces más que la DGT.

El tópico no es nuevo. Frases como “los Ayuntamientos sólo piensan en recaudar”, “van a cazar al conductor” o “utilizan las multas para cuadrar sus cuentas” las hemos oído muchas veces. Pero, ¿hay algo de cierto en ellas? ¿Funcionan las multas de tráfico como la “caja registradora” de los Ayuntamientos, o es sólo una leyenda negra inventada por los conductores cuando somos sancionados? 

A priori, la respuesta puede parecer sencilla, ya que, según las cifras, los Ayuntamientos españoles multan hasta cinco veces más que la DGT. De hecho, la Administración central aporta solamente el 14% de las sanciones de todo el territorio nacional, mientras que los Ayuntamientos suponen más del 76%. Esta es una de las principales conclusiones del segundo Estudio sobre Multas de Tráfico que ha elaborado la Fundación Línea Directa.

 

Sin embargo, la presión sancionadora ha perdido 10 puntos entre los años 2011 y 2014, debido, en gran medida, a una importante reducción en el número de desplazamientos. O dicho de otra forma: cuanto peor es el entorno económico, menos desplazamientos en coche se producen y, por tanto, hay menos riesgo de sufrir una multa.

Independientemente de su evolución, ¿cambian las multas nuestra forma de conducir? Pues a tenor de los datos, la respuesta es no. De hecho, casi el 60% de los conductores admite sobrepasar los límites de velocidad de forma habitual, principalmente en vías de circunvalación y travesías urbanas. No es de extrañar, por tanto, que más de cuatro millones de conductores españoles reconozcan haber sido multados por su Ayuntamiento hasta cinco veces en los últimos cinco años.